Té de llantén

El té de llantén, es una de las mejores formas de aprovechar las propiedades medicinales que posee esta planta. 

El método de preparación de la infusión de llantén, planta conocida científicamente con el nombre Plantago major, es muy sencillo, solo necesitamos tener los siguientes ingredientes:

  • 4 hojas de llantén
  • 1 litro de agua
  • Miel

La forma de preparación del té de llantén consiste en cortar en trozos pequeños las 4 hojas de esta planta. Luego, las hojas cortadas en trozos se colocan a hervir en  el litro de agua, durante unos 3 a 4 minutos.

Posteriormente se debe dejar reposar por el mismo tiempo y finalmente se cuela. De esta forma esta lista nuestra infusión de llantén, a la cual podemos agregarle una cucharadita de miel para endulzarla.

El té de llantén es muy utilizado para el tratamiento de enfermedades del sistema respiratorio, como la bronquitis, la tos o los resfriados en general. Las dosis diarias recomendadas son 3 tazas.

La infusión de llantén es útil para limpiar heridas superficiales, ya que tiene propiedades cicatrizantes y antibacterianas, de esta forma se impide que las heridas se infecten y además se acelera el proceso de cicatrización.

Anuncios

Cultivo del llantén

El cultivo del llantén es muy interesante de realizar en nuestro jardín, ya que es muy sencillo, no necesita de un gran espacio (puede ser cultiva en maceteros) y esta planta tiene numerosas propiedades medicinales.

El llantén, conocido científicamente como Plantago major, se desarrolla de manera natural al borde de los caminos y en sitios eriazos. Esto demuestra que no requiere de grandes cuidados para crecer, debido a esto el cultivo del llantén es muy fácil de realizar.

La planta del llantén no supera los 35 centímetros de altura, por lo cual puede ser cultivado en espacios muy reducidos. El cultivo del llantén se realiza a partir de semillas, las cuales podemos encontrar en otro individuo de esta planta. Las semillas del llantén son muy pequeñas y poseen una tonalidad café. La siembra de semillas de llantén debe realizarse en los primeros días de la primavera.

Sin embargo, esta planta crece durante todo el año si es que las temperaturas durante el día superan los 15 grados Celsius. El llantén crece mejor en lugares sombríos, pero necesita de luminosidad, sobretodo en las primeras horas del día.

El cultivo del llantén no requiere de un riego abundante, tolera de buena forma la escasez de agua.

Propiedades medicinales del llantén

El llantén tiene muchas propiedades medicinales, dentro de las cuales destaca la de expectorante. Debido a estas propiedades, el llantén es muy utilizado para tratar enfermedades que afectan al sistema respiratorio como la bronquitis y la tos en exceso.

Además la planta del llantén tiene propiedades emolientes, por lo cual ayuda a disminuir la irritación de la garganta producto de la tos o situaciones de afonía.

La mejor forma de aprovechar estas propiedades medicinales, es mediante el consumo de infusiones de llantén. Esta planta también tiene propiedades antibacterianas, por esto es util para realizar limpieza a las heridas superficiales, de esta forma impedimos que se infecten.

El llantén tiene propiedades diuréticas, por esto estimula la eliminación de líquidos del organismo. Debido a esta propiedad medicinal, el llantén puede ser utilizado para el tratamiento de la nefritis y de infecciones urinarias. Además, su consumo de manera regular ayudaría a impedir la formación de cálculos renales. Una de las mejores formas de aprovechar esta propiedad es consumiendo un té de hojas de llantén.

La planta del llantén, conocida científicamente como Plantago major, tiene propiedades laxantes, las cuales se encuentran concentradas en las semillas. La mejor forma de aprovechar esta propiedad es consumiendo una cucharadita de semillas de llantén por las mañanas.

Otras propiedades medicinales que tiene el llantén son las de hemostático y cicatrizante, por esto se utiliza en el tratamiento de heridas superficiales, ya que detiene las hemorragias y además acelera el proceso de cicatrización.