Té de llantén

El té de llantén, es una de las mejores formas de aprovechar las propiedades medicinales que posee esta planta. 

El método de preparación de la infusión de llantén, planta conocida científicamente con el nombre Plantago major, es muy sencillo, solo necesitamos tener los siguientes ingredientes:

  • 4 hojas de llantén
  • 1 litro de agua
  • Miel

La forma de preparación del té de llantén consiste en cortar en trozos pequeños las 4 hojas de esta planta. Luego, las hojas cortadas en trozos se colocan a hervir en  el litro de agua, durante unos 3 a 4 minutos.

Posteriormente se debe dejar reposar por el mismo tiempo y finalmente se cuela. De esta forma esta lista nuestra infusión de llantén, a la cual podemos agregarle una cucharadita de miel para endulzarla.

El té de llantén es muy utilizado para el tratamiento de enfermedades del sistema respiratorio, como la bronquitis, la tos o los resfriados en general. Las dosis diarias recomendadas son 3 tazas.

La infusión de llantén es útil para limpiar heridas superficiales, ya que tiene propiedades cicatrizantes y antibacterianas, de esta forma se impide que las heridas se infecten y además se acelera el proceso de cicatrización.

Cultivo del llantén

El cultivo del llantén es muy interesante de realizar en nuestro jardín, ya que es muy sencillo, no necesita de un gran espacio (puede ser cultiva en maceteros) y esta planta tiene numerosas propiedades medicinales.

El llantén, conocido científicamente como Plantago major, se desarrolla de manera natural al borde de los caminos y en sitios eriazos. Esto demuestra que no requiere de grandes cuidados para crecer, debido a esto el cultivo del llantén es muy fácil de realizar.

La planta del llantén no supera los 35 centímetros de altura, por lo cual puede ser cultivado en espacios muy reducidos. El cultivo del llantén se realiza a partir de semillas, las cuales podemos encontrar en otro individuo de esta planta. Las semillas del llantén son muy pequeñas y poseen una tonalidad café. La siembra de semillas de llantén debe realizarse en los primeros días de la primavera.

Sin embargo, esta planta crece durante todo el año si es que las temperaturas durante el día superan los 15 grados Celsius. El llantén crece mejor en lugares sombríos, pero necesita de luminosidad, sobretodo en las primeras horas del día.

El cultivo del llantén no requiere de un riego abundante, tolera de buena forma la escasez de agua.

Propiedades medicinales del llantén

El llantén tiene muchas propiedades medicinales, dentro de las cuales destaca la de expectorante. Debido a estas propiedades, el llantén es muy utilizado para tratar enfermedades que afectan al sistema respiratorio como la bronquitis y la tos en exceso.

Además la planta del llantén tiene propiedades emolientes, por lo cual ayuda a disminuir la irritación de la garganta producto de la tos o situaciones de afonía.

La mejor forma de aprovechar estas propiedades medicinales, es mediante el consumo de infusiones de llantén. Esta planta también tiene propiedades antibacterianas, por esto es util para realizar limpieza a las heridas superficiales, de esta forma impedimos que se infecten.

El llantén tiene propiedades diuréticas, por esto estimula la eliminación de líquidos del organismo. Debido a esta propiedad medicinal, el llantén puede ser utilizado para el tratamiento de la nefritis y de infecciones urinarias. Además, su consumo de manera regular ayudaría a impedir la formación de cálculos renales. Una de las mejores formas de aprovechar esta propiedad es consumiendo un té de hojas de llantén.

La planta del llantén, conocida científicamente como Plantago major, tiene propiedades laxantes, las cuales se encuentran concentradas en las semillas. La mejor forma de aprovechar esta propiedad es consumiendo una cucharadita de semillas de llantén por las mañanas.

Otras propiedades medicinales que tiene el llantén son las de hemostático y cicatrizante, por esto se utiliza en el tratamiento de heridas superficiales, ya que detiene las hemorragias y además acelera el proceso de cicatrización.

Cultivo del ajo

El cultivo del ajo es muy interesante de realizar en nuestro jardín o huerto, ya que tiene varios usos culinarios, además de importantes propiedades medicinales.

El ajo no es muy exigente en cuanto al tipo de clima donde será cultivado, cuando las temperaturas durante el día sean superiores a los 0 grados Celsius la planta del ajo se desarrollará. Cuando el ajo ya haya crecido soporta las altas temperaturas también. Por lo tanto los climas ideales para el cultivo del ajo son los templados, fríos y mediterráneos.

El cultivo del ajo se desarrolla muy bien en suelos donde se han cultivado cereales previamente. Además los suelos donde cultivaremos esta planta deben ser sueltos, con un buen drenaje y abundante materia orgánica.

El ajo se cultiva a partir de pequeños bulbos (el ajo es un bulbo) que se plantan separados por unos 25 centímetros. Si el cultivo del ajo tiene varias hileras, se aconseja separarlas por al menos 35 centímetros cada una de ellas. La siembra de estos bulbos se debe realizar durante las primeras semanas de la primavera.

El cultivo del ajo no requiere de un riego abundante, este solo se debe realizar cuando el suelo se encuentra totalmente seco. Habitualmente crece bien solo con la humedad ambiente y las lluvias.

El ajo se denomina científicamente como Allium sativum.

Toxicidad del Castaño de Indias

El castaño de indias puede provocar efectos adversos o secundarios, esto se debe a que posee sustancias tóxicas dentro de su composición. Estas sustancias se encuentran principalmente en el fruto inmaduro de este árbol.

La intoxicación por comer frutos del castaño de indias, puede provocar efectos indeseados como fuertes dolores estomacales, además de diarreas y vómitos. Un consumo excesivo de estos frutos puede provocar incluso hasta paros respiratorios.

Las sustancias tóxicas presentes en el castaño de indias son varias, sin embargo destacan la aescina y la aesculina. Estas sustancias se encuentran tanto en los frutos como en la corteza del castaño de indias, por lo cual no debe abusarse en la ingesta de infusiones de este árbol.

Debido a la toxicidad que tienen los componentes de este árbol, no es recomendable que las mujeres que se encuentran embarazadas o en el periodo de lactancia, consuman infusiones de corteza de este árbol y tampoco los frutos.

Las hojas y las flores del castaño de indias tienen propiedades hemostáticas, por lo cual no se aconseja abusar de su consumo, ya que puede provocar problemas en el sistema circulatorio.

Las personas alérgicas a los componentes del castaño de indias, puede manifestar fuertes reacciones alérgicas al consumir preparados de este árbol. Tampoco se recomienda su aplicación externa, a las personas que son sensibles a las sustancias presentes en el castaño de indias.

El castaño de indias, también se conoce como falso castaño y su nombre científico es Aesculus hippocastanum.

Propiedades del Castaño de Indias

El castaño de indias tiene muchas propiedades medicinales, las cuales se concentran principalmente en la corteza de este árbol. Debido a las propiedades medicinales que tiene el castaño de indias, es muy utilizado para la fabricación de remedios.
Existen varias formas de aprovechar las propiedades medicinales del castaño de indias, sin embargo una de las mejores consiste en la realizacion de infusiones de la corteza de este árbol.
El castaño de india, tiene propiedades medicinales antiinflamatorias, las cuales son muy apropiadas para tratar la hinchazón de las venas y arterias, el castaño de indias es muy utilizado para tratar y prevenir la aparición de varices y hemorroides.

Otra propiedad que tiene este árbol, es la de expectorante, la cual se concentra en su corteza. Debido a esta propiedad, el castaño de indias, se puede utilizar para tratar afecciones bronquiales y casos de tos.

La corteza del castaño de indias tiene propiedades medicinales antiespasmódicas y antidiarreicas, debido a esto es muy utilizado para tratar casos de cólicos estomacales con presencia de diarreas.

La corteza de este árbol, tiene propiedades astringentes y hemostáticas, debido a esto el uso del castaño de indias es muy adecuado para detener las hemorragias.

El nombre científico del castaño de indias es Aesculus hippocastanum, este árbol también se conoce como falso castaño.

Cultivo del Jengibre

El cultivo del jengibre, es muy interesante de realizar en nuestro jardín, si es que tenemos las condiciones climáticas necesarias para hacerlo, ya que su raíz tiene varias propiedades medicinales y alimentarias.

El cultivo del jengibre, tambien conocido como kion, se realiza, principalmente, en climas tropicales y en zonas donde medias anuales se encuentren entre los 20 y 26 grados Celsius.

El lugar donde se realice el cultivo del jengibre, debe presentar precipitaciones que se encuentren por sobre los 1500 milímetros de agua caída al año. El jengibre, no se desarrolla en condiciones secas, por lo tanto, si las precipitaciones son escasas o muy estacionales, será muy complicado su cultivo.

El cultivo del jengibre puede iniciarse mediante la siembra de rizomas (raíces) o por siembra de semillas. Lo mejor es plantar los rizomas, estos deben separarse por al menos 40 centímetros, ya que la planta crece bastante.

El jengibre, conocido científicamente como Zingiber officinale, prefiere suelos ricos en materia orgánica. Además deben tener un excelente drenaje y no encontrarse compactados, ya que de esta forma se presentarian charcos de agua, en donde esta planta no se desarrolla de buena forma.